PETITES HISTÒRIES

El jefe

Deixa un comentari

“No creo que pueda pedirse mucho más para ser un lunes por la tarde”, era su forma de acabar las reuniones de seguimiento. ¿Un jefe enrollado? Muchos lo pensaban, pero yo digo que era un cabrón. Me hacía la vida imposible: “López, a usted sí le pido más. Cambie su informe…”.

Por eso cuando Raquel de personal me avisó de mi imminente despido, quise coincidir con él en la máquina del café:
– “Señor Santos, uno largo?”
– “Hoy está màs amargo que nunca.”

“No creo que pueda pedirse mucho más para ser un lunes por la tarde”, dijo un compañero saliendo de la iglesia, “siempre recordaremos esa frase tan suya”.


Versió de 100 paraules enviada a la Wonderland – L’art d’escriure:

“No se puede pedir más siendo lunes por la tarde”, era como acababa siempre las reuniones de seguimiento. ¿Un jefe enrollado? Muchos lo pensaban, pero yo digo que era un cabrón. Me hacía la vida imposible: “López, a usted sí le pido más. Cambie su informe…”.
Por eso cuando Raquel de personal me avisó de mi imminente despido, quise coincidir con él en la máquina del café:
-“Señor Santos, uno largo?”
-“Hoy está màs amargo que nunca.”
“No se puede pedir más siendo lunes por la tarde”, dijo un compañero saliendo de la iglesia, “siempre recordaremos esa frase tan suya”.

Advertisements

Autor: M.Carme Marí

Twitter: @carme_tuit Blog: https://PetitesHistories.wordpress.com

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s