PETITES HISTÒRIES

La promesa

1 comentari

-“Le faltarán, al menos, un par de centímetros para alcanzar la barra del trapecio”- dijo el equilibrista que los miraba.
-“No, menos, ya casi la toco!”- protestó el niño.
-“Pues yo veo más distancia”- contestó su padre, el trapecista.
-“Has de mantener la promesa que me hiciste, papá. Cuando llegue a la barra empezaré a entrenar.”
-“Bueno, tienes que llegar y poderte agarrar…”
El padre recuerda su promesa y se arrepiente una vez más de haberla hecho. Y también recuerda perfectamente a su hijo mayor en el primer entreno dando vueltas en el aire tras rebotar en la red, para acabar aterrizando en la primera fila de butacas. Le ha quedado la rodilla derecha con movilidad reducida. Demasiado pequeño aún para empezar…
Cuando todos duermen, el padre recoge unos centrímetros la cuerda del trapecio.


Advertisements

Autor: M.Carme Marí

Twitter: @carme_tuit Blog: https://PetitesHistories.wordpress.com

One thought on “La promesa

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s