PETITES HISTÒRIES


Deixa un comentari

Confinamiento

Seguía atrapado allí dentro. Debía hacer unos dos meses que lo separaron de su madre y hermanos, y se lo llevaron no sabía donde. El traslado lo recordaba con gran aturdimiento. Y desde entonces lo tenían en aquella especie de jaula.
Los veía ir y venir a su alrededor. Había intentado comunicarse con ellos aunque sin éxito. Pensaba que quizá con el niño sería más fácil, pero…
¿Qué podía hacer siendo un hámster? Seguiría corriendo en su rueda…