PETITES HISTÒRIES


2 comentaris

Demanda ‘made in USA’

Salió de casa convencida, con esa seguridad y aplomo que derrochan por la piel algunas personas con mucho dinero. Como resultado de su consulta, diferentes respuestas apuntaron al mismo abogado. Conocía todos los rincones de las leyes, los recovecos de las disposiciones y las sentencias previas que sientan jurisprudencia. Decían de él que era el mejor jurista. Y ella quería al mejor para la denuncia que pensaba presentar, una idea que le surgió durante la temporada que vivió en Estados Unidos. Empezó a explicarle el tema dando un rodeo, hablando sobre lo nerviosa que le ponian algunas cosas y el efecto que los nervios causaban en ella. Hasta llegar a su petición concreta: demandar a la fàbrica de mantequilla porque la rebanada de pan le caía siempre con la mantequilla  hacia abajo.



1 comentari

El jurista

Era un buen jurista. Se conocía todos los rincones de las leyes, los recovecos de las disposiciones y las sentencias previas que sientan jurisprudencia. Por eso acudían a su casa para hacerle una consulta los abogados que no sabían por donde defender sus casos. A veces se le ocurría dar un rodeo hasta llegar al argumento de peso que le daba la victoria.
Pero es que además de tener una memoria prodigiosa y ser hábil argumentando, tenía mucha suerte: era de los que al caerle una rebanada de pan le quedaba siempre con la mantequilla hacia arriba.
Ahora me tocaba medirme con él en un juicio. Tenía que prepararme muy bien para conseguir que esta vez la mantequilla le quedara debajo.



2 comentaris

Tempus fugit

Em va caure un botó. Com era el de baix no es notava. Després me’n va caure un altre. Llavors ja es veia més. Dos dies més tard se’m va desenganxar un ull. Vaig estar de sort perque una família que passejava per allí amb un nen petit me’l van tornar a posar per fer-se una foto amb mi. No va durar gaire temps al seu lloc, i aquest cop al caure va emportar-se també el nas. Ningú es va apropar en tot el dia. L’endemà un grup d’amics van fixar-se en mi. Van recollir la pastanaga de terra i me la van posar, no al seu lloc sinó bastant més avall. Jo no li veia la gràcia però ells reien molt. Després van venir uns dies de molta calor i em vaig començar a desfer. I ara ja només en queda un petit bony de neu del magnific ninot que era.