PETITES HISTÒRIES

La puerta que colmó el vaso

Deixa un comentari

Al bajar del coche, casi se salta un ojo con la puerta.

-“Uff, vaya mañanita llevo!”

Primero, en casa, la rebanada de pan se ha atascado en la tostadora y sacándola se ha quemado un poco los dedos. Mientras tanto, el aceite saltaba alrededor del huevo frito y una gota ha aterrizado en su manga derecha, a escasos centrímetros de la muñeca.

Luego, en el coche hacia el trabajo, con un frenazo evitó por los pelos chocar con el coche de delante.

Bueno, la verdad es que ayer fue peor aún, piensa recordando el casi incendio con la estufa y los dientes del perro del vecino…

Ya no aguantó más: su ángel de la guarda pidió la baja por estrés.


Versió de 100 paraules enviada a la Wonderland – L’art d’escriure:

Bajando del coche, casi se salta un ojo con la puerta.
-“Vaya mañanita!”
Primero, la rebanada de pan se atascó en la tostadora y sacándola se quemó un poco los dedos. Mientras tanto, el aceite saltaba alrededor del huevo frito y una gota aterrizó en su manga, rozando la muñeca.
Luego, con un frenazo evitó por los pelos chocar con un camión.
La verdad es que ayer fue peor aún, piensa recordando el conato de incendio con la estufa y los dientes del perro del vecino…
Ya no aguantó más: su ángel de la guarda pidió la baja por estrés.

Anuncis

Autor: M.Carme Marí

Twitter: @carme_tuit Blog: https://PetitesHistories.wordpress.com

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s