PETITES HISTÒRIES

Persiguiendo la memoria

1 comentari

Al abrir el contenedor, se dio cuenta de que estaba empezando a olvidar el nombre de las cosas, al revés de como las aprende un niño. Mirando los viejos objetos que guardaba allí dentro, evocó aquella infancia que le quedaba ya muy lejos y encontró niebla en su memoria. Inmóvil, sin moverse de la silla, se perdió largo rato tras una imagen de su niñez. Luego, al entrar en la habitación aquella mujer, su hija, alzó la mirada y creyendo reconocerla le dijo con su voz gastada:
-Mamá?


Versió de 100 paraules enviada a la Wonderland – L’art d’escriure:

Al abrir la bonita caja lacada, se dio cuenta de que estaba empezando a olvidar el nombre de las cosas, al revés de como las aprende un niño. Mirando los viejos objetos que guardaba allí dentro, evocó aquella infancia que le quedaba ya muy lejos y encontró niebla en su memoria, tan espesa que no le dejaba avanzar entre sus recuerdos. Sin moverse de la silla, se perdió largo rato tras una imagen de su niñez. Más tarde, al entrar en la habitación aquella mujer, su hija, alzó la mirada y creyendo reconocerla le dijo con su voz gastada:
-Mamá?

Advertisements

Autor: M.Carme Marí

Twitter: @carme_tuit Blog: https://PetitesHistories.wordpress.com

One thought on “Persiguiendo la memoria

  1. què dur…….però , per desgràcia real en moltes ocasions.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s