PETITES HISTÒRIES

La curiosa historia de Ernesto, sus manos y el piano de su abuelo

Deixa un comentari

Ernesto es un tipo un poco vago. Por eso, a la propuesta de aprender a tocar el piano heredado de su abuelo, contestó que le parecía muy cansado. Cuando se tenían que tocar muchas notas a la vez o desplazar el brazo a lo largo del teclado, protestaba.
A fin de ayudarle, en su cumpleaños, sus amigos le obsequiaron con una mano adicional. Desde entonces no tiene excusa para no practicar un poco cada día. Y luego, acabada la sesión musical, siempre deja unas bonitas flores rodeando a su tercera mano, para que le espere animada hasta el día siguiente.


Advertisements

Autor: M.Carme Marí

Twitter: @carme_tuit Blog: https://PetitesHistories.wordpress.com

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s