PETITES HISTÒRIES

Sr. Patata

Deixa un comentari

Pero nunca, sin saber bien por qué, dejarán de mirar hacia arriba esos ojos, pues quedaron cosidos en la frente. Al final decidió esa disposición. En su anterior obra, un señor en ese caso, los cosió en el lugar de las orejas y éstas, una en la boca y la otra en un pie, que fue a hacer de flequillo.
¡Cuánto deseó de pequeño ese juguete que nunca tuvo!

En el Instituto Forense seguían las investigaciones para encontrar al macabro perturbado. Era mejor que no lo descubrieran, porque si se quedaba sin empleo le faltaría la materia prima y entonces…


Advertisements

Autor: M.Carme Marí

Twitter: @carme_tuit Blog: https://PetitesHistories.wordpress.com

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s