PETITES HISTÒRIES

Aprendizaje

Deixa un comentari

“Te voy a dar una paliza, que te vas a enterar, moreno”, le decía a gritos un rubio ancho de espaldas a un hombre de color. “Ya puedes llamar al guardia, y denunciarme. Mi padre es el juez”. Fanfarroneaba. “Como siempre, van a desestimar la demanda”. El joven actuaba con total impunidad. Lo que él no sabía era que su padre, harto de sus hazañas, había accedido a un programa pionero de intercambio temporal de plazas en el departamento de justicia, para dejar de sacarle las castañas del fuego. Al día siguiente empezaba en su nuevo destino.


Anuncis

Autor: M.Carme Marí

Twitter: @carme_tuit Blog: https://PetitesHistories.wordpress.com

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s