PETITES HISTÒRIES


2 comentaris

Distancias

Cada mañana compartimos vagón de Cercanías. Cuando subo te encuentro inmersa en un libro, ajena a mi entrada. Me coloco a pocos asientos de ti y abro el periódico que voy leyendo mientras te lanzo miradas disimuladas. Nunca habías levantado la cabeza. Hasta hoy. Hoy he tenido ese instante tan deseado. Hoy nuestros ojos se han encontrado y te has detenido un segundo en mí. Hoy con la expresión de tu rostro he comprendido que, a partir de mañana, viajaremos en “Lejanías”.