PETITES HISTÒRIES

Acuerdos matrimoniales

Deixa un comentari

Tras cinco años instruyéndose, Martín volvió a su villa natal convertido en maese para encargarse de la educación de los hijos del barón. Durante ese tiempo no se preocupó de formar una familia pero, de vuelta a casa, seguro que sus padres no cejarían en su empeño de emparejarlo con alguna moza del lugar. Su madre pensó que podía dedicar el verano a visitar los pueblos cercanos en fiestas, donde las muchachas lucirían sus mejores galas. Sus progenitores se sorprendieron cuando les presentó a Elvira, de una aldea vecina, como su prometida para un pronto casamiento, pues se oían muchas habladurías sobre ella. A Martín no le importaban en absoluto. Tampoco valoraba en exceso su bello rostro y su esbelta figura. Lo que más apreciaba de ella era su discreción. Por ello acordaron que podría seguir, en contadas ocasiones y con el máximo disimulo, con sus actividades anteriores que la habían dejado en la actualidad en un estado ciertamente delicado. Martín se congratuló: tendría el trabajo ya hecho y sería la tapadera perfecta para que a él no se le viera la pluma.


Autor: M.Carme Marí

Twitter: @carme_tuit Blog: https://PetitesHistories.wordpress.com

Deixa'm un comentari! (no cal donar cap dada personal, es poden deixar en blanc)

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.