PETITES HISTÒRIES


Deixa un comentari

El fin de un mito

Su reflejo le espera, impaciente, en el río. Se recoloca un rizo rubio que le adorna la frente. “¿Cómo puede hacerme esto, con lo hermoso que yo soy?”, piensa. No sabe qué le ve a esa ninfa, pues cuenta con un rostro pequeño y falto de proporción. Le ha dado un ultimátum: como no regrese junto a él ese mismo día, será el reflejo quien enamore a Eco hasta hacerla caer al agua de donde ya no saldrá.