PETITES HISTÒRIES


Deixa un comentari

Güellzilla

El Parc Güell bull amb la munió de turistes diaris que el visiten. Tot sembla alegria en el transcurs d’un dia assolellat, però el drac n’està fins als collons dels guiris. No fan més que tocar-li les potes i fer-li milions de fotos. Ha arribat la seva hora, l’hora de la revenja. Quan els vigilants recorden als visitants que ja és l’hora de marxar, es llença al damunt del darrer grup de japonesos que se li posaven al costat per les últimes selfies. No en deixa ni rastre. Al país d’origen tardaran a trobar-los a faltar i els serà difícil seguir-los la pista fins a esbrinar què va passar.

Surt el sol i novament es repeteix la història. Aquest cop els incauts són uns hooligans anglesos.

Amb el pas dels dies alguna cosa s’ensumen els vigilants, però ja els va bé que algú els doni un cop de mà. Volen plegar aviat.


—>> Relat GUANYADOR de la Mêlée!!

[Enllaç al relat al blog de la LLMRC]


Deixa un comentari

Notas equivocadas

La ignorancia nos puede dar la felicidad.

La señora Emilia era feliz porque no sabía. Desconocía tantas cosas… Por ejemplo que el tendero la timaba, que sus vecinas no la soportaban, o que su marido la engañaba. Bendita ignorancia.

Además en el coro parroquial desafinaba. Y eso tampoco lo sabía.


[Enllaç al text a Cincuentapalabras.com]


Deixa un comentari

Destino: Alaska

Era muy joven entonces, pero recuerdo perfectamente como esa tarde me separé de mi madre por un momento. Me distraje siguiendo a una ardilla y crucé un pequeño riachuelo por una pasarela de madera. El camino se ensanchaba cuando de pronto lo vi. Se mantenía erguido sobre las dos patas traseras y agitaba las delanteras a la vez que emitía un extraño rugido. Nunca había oído nada igual. Sin saber cómo responder, salí corriendo hacia mi madre. Creo que él también se asustó mucho. Luego supe que era el nuevo médico del pueblo y que los humanos nos tienen miedo.



Deixa un comentari

Pensaments arran de terra

[NOTA: Aquest text correspon a un exercici d’escriptura espontània. Vam disposar de 5 minuts per escriure un relat amb una frase inicial obligada: “M’empassaré el meu propi vòmit”, i havent d’afegir 3 paraules sorpresa que donaven als minuts 2, 3 i 4: “predicar”, “gigoló”, “atòmic”.]

“M’empassaré el meu propi vòmit”, vaig pensar mentre m’arraulia sota el llit. “Perquè com el seu home em vegi no em valdrà cap ajuda que pugui caure’m del cel. I és que això de predicar amb l’exemple no ha estat mai el meu fort. L’altre dia li deia al gigoló de la barra del bar que no barregés les begudes i… ja veus, ara estic jo amb tant d’alcohol al cos que ni un submarí atòmic ho resistiria com a combustible.
Per què, just avui, havia de tornar abans d’hora el seu home?”


[Enllaç al relat al blog de la LLMRC]


Deixa un comentari

Obedezca las señales de circulación

La flecha que, pintada en la calzada, señala el sentido obligatorio de la calle se cansó de las reiteradas infracciones de la moto azul. Esta mañana, cuando el vehículo avanzaba de nuevo hacia ella a toda velocidad, se ha alzado del suelo impactando de lleno en el pecho del motorista.


[Enllaç al text a Cincuentapalabras.com]


Deixa un comentari

Estilismo

Una pena lo del barbero… Pero tal y como había ido todo, el señor José no podía durar mucho más en ese estado.

La verdad es que nos gustaba ir a aquel bosque. Era tan frondoso que en verano nos daba buena sombra y en invierno evitaba que corriera mucho aire. Cuando los niños jugaban a esconderse tras las plantas, no los veíamos durante horas. A los pequeños incluso les asustaba adentrarse solos por sus caminos, tenían miedo a desorientarse y no saber encontrar la salida. Se cuenta que una vez se perdió allí una niña y no apareció hasta dos días después, pero yo nunca me he creído esa historia.

Bueno, vayamos al principio. Todo empezó cuando el señor José, calvo como una bola de billar, decidió cambiar de aspecto. Se cansó de las bromas de mal gusto que le hacían constantemente y pidió consejo a su barbero. Los champús que le recomendó no surtieron efecto alguno, así que siguió buscando, esta vez por internet. Llegó a una página web con una receta a base de fertilizantes usados en plantaciones de transgénicos. Y en dos semanas le creció el imponente bosque que tanto éxito ha tenido.

Pero claro, viviendo al lado de la escuela, recibía tantas visitas por las tardes, con tantos pequeños diablillos correteando arriba y abajo, que acababa con dolor de cabeza. El médico le dijo que para librarse de esas jaquecas sólo veía una solución: acudir al barbero. Por eso ahora todos estamos un poco tristes, al quedarnos sin esa porción de naturaleza que disfrutábamos sin movernos de la gran ciudad. El señor José, por su parte, se encuentra mucho mejor. Dice que va a procurar quedarse con parterres nada más y ha decidido que para ello usará el cortacésped a diario.



Deixa un comentari

Tuits presentats al 7è Concurs Ramon Muntan

Anunci: Busco dona que sàpiga cosir per apedaçar uns estrips que em va deixar al cor una dona que no sabia estimar

[Enllaç al tuit]


Els personatges de la novel·la, en veure la lectora trista, canviaren l’argument per passar a comèdia el drama que estava escrit.

[Enllaç al tuit]