PETITES HISTÒRIES


Deixa un comentari

Infancias

El pequeño Joshua incluso anhelaba que la señora Muttery le regañara tras las sábanas tendidas. Esos segundos los disfrutaba al pensar que nadie lo distinguía, sabía que allí era igual a los demás. No ocurría así en la escuela del pueblo, donde siempre ocupaba la última mesa, apartada en el rincón (y su madre aún podía dar gracias por ello).

Seguro que observaban la escena desde el extremo del patio y estarían viendo su silueta, intentando adivinar a quién reñía la mujer del doctor esa vez. En el autobús escolar, en cambio, no había dudas: él era quien se quedaba de pie junto a la puerta trasera.

Un día la reprimenda de Muttery, junto a los habituales reproches, le quiso mostrar que sus juegos entre la ropa secándose al sol también le costaban dinero:

-…¡Tendré que volver a frotarlo todo! ¡Y además gastaré más lejía para blanquear los tejidos!…

Una idea fue tomando forma en su cabeza. Ya ha ejecutado parte del plan. Hoy lo finalizará. Al volver de las clases, Joshua se sumergirá en el enorme barreño de hacer la colada llenándolo hasta arriba con las botellas de lejía que ha ido apartando las últimas semanas..


[Enllaç al relat al blog d’ENTC]


Deixa un comentari

Comienzan a acumularse en la superficie del planeta…

B-612
Comienzan a acumularse en la superfície del planeta las semillas. La oveja, ya mayor, no tiene hambre suficiente para acabar con ellas y, si no se retiran a tiempo, los baobabs empezarán a ser un problema. Por eso, en su proximo viaje a la Tierra se traerá una ‘roomba’ con cargador de baterías por energía solar.


AUTOCRÍTICA
Comienzan a acumularse en la superficie del planeta las catástrofes. Algunas son de origen natural: meteorológico, geológico… Bueno, ahí me pueden echar un poco la culpa. Pero se va incrementando el porcentaje de las causadas por el hombre. No era perfecto el modelo climático de base pero mucho más mediocre fue el diseño de la mente humana. En el próximo planeta donde ponga vida inteligente tendré que añadirle altas dosis de buen criterio para no dejarse arrastrar por esos pecados capitales que tanto los mueven.



1 comentari

Positivo

Londres, 1974. Sigue lloviendo. La pequeña maleta sin deshacer en un rincón. Sobre la cama del hotel, una colcha descolorida. Sentada en el borde, Inés, con los ojos enrojecidos y el alma encogida, mira una y otra vez el resultado de la prueba. Todavía duda… ¿es la decisión correcta? Llora.


—>> MICRORELAT FINALISTA DEL MES!!  (va quedar el 3r)

[Enllaç al text a Cincuentapalabras.com]

[Enllaç a la votació de millor relat d’agost]


1 comentari

Teixint la vida

La Maria, asseguda d’esquena a la finestra, teixeix una acolorida bufanda. Aixeca el cap per contestar a la seva filla:
– Després de dinar ens ha vingut a cantar una coral.
A la residència on viu organitzen moltes activitats culturals.
– ‎Mama, aquesta no va ser l’actuació d’ahir?
La mare lluita amb els seus records recents. “Quan vam escoltar aquells cantaires tan simpàtics? Si no era avui…” pensa la Maria. Les imatges van i venen, entrecreuant-se com tiges d’heura. De cop s’obre pas la sensació d’estar en un pati de butaques a les fosques.
– Ai, sí, tens raó Glòria. M’he confós. Una pel·lícula, -diu amb convenciment- avui hem fet sessió de cinema.
– ‎I quina heu vist?
La Maria deixa les agulles de fer mitja al cistell amb els cabdells de llana i Continua llegint


Deixa un comentari

Cas perdut

Tapat amb un abric vell i un barret atrotinat, es passa el matí arraulit en un racó a l’entrada de l’església, amb els ulls mig tancats, dormitant. Als seus peus, una caixa de cartró té escrita una súplica: “Unes monedes, per caritat”. En aquell barri de gent adinerada hi ha força moviment, primer a les botigues de roba properes i després amb la missa. Ningú se’l mira però de tant en tant cau algun euro. Al migdia fa recompte i es compra un entrepà. La cambrera del bar veí ja fa uns dies que atén al senyor de la barba. En veure’l, el seu cap li va ordenar que servís el menjar per emportar i ràpid, que no el volia assegut a la terrassa perquè espantaria els clients. Llavors l’home, arrossegant els peus mentre mastega, va cap al metro.

Baixa en una altra zona de la ciutat, un barri de gent treballadora que a la tarda bull de vida. Allí ha trobat Continua llegint


4 comentaris

Transformació

No em parlis de respecte ni de concòrdia, aquestes paraules ja no van amb mi. Durant tot el curs jo era un niu de tendresa, un garbuix de sentiments ensucrats cada vegada que veia la Noa. Inclús vaig gosar apropar-m’hi amb un gessamí a la mà, la seva flor preferida, per demanar-li d’anar a la festa de fi de curs. Quin error…

He emprat diferents mètodes per pair el que va passar, per esborrar-ho. Vaig recórrer a tècniques de mindfulness per centrar-me en mi mateix. Volia parar atenció a les meves emocions i pensaments per reconduir els negatius, suavitzar-los o fer-los fora i no deixar-ne cap engruna. M’omplien, produïts pel desencís, per la gran mentida que m’amagàveu a l’institut.

Sí. Tots i cadascun de vosaltres. Per això també m’adreço a tu, que et creies invisible a l’altre costat de la pantalla. No ho ets. Tu em llegeixes i jo et sé ara darrere les lletres, igual que eres amb el grup darrere la Noa quan Continua llegint


Deixa un comentari

Desde el día que murió…

¿CUESTIÓN DE INGREDIENTES?
Desde el día que murió Abel, Eva no le da más pastel de manzana.

HERENCIA
Desde el día que murió Melchor, Gaspar y Baltasar están peleados por ver quién se queda el oro.

EXPECTATIVAS FRUSTRADAS
Desde el día que murió no lo he vuelto a ver. Me extraña, con lo fantasma que él era…

INCONGRUENCIA
Desde el día que murió su amor, está roto el corazón de Lucía. A pesar de ello, sigue latiendo.

LIMITACIONES
Desde el día que murió su novio no ha parado de llorar encerrada en la habitación que compartían. Hasta hoy. No sabe nadar.

DAÑOS COLATERALES
Desde el día que murió Baltasar han sufrido pérdidas los artesanos pesebristas, los chocolateros, los proveedores de tejidos exóticos, los propietarios de carrozas y los figurantes de color. Muchos niños se han quedado sin su rey favorito con lo que no sabrán a quién entregar la carta. Y su camello ha acabado en una casa de acogida de la protectora de animales.

DESTINOS
Desde el día que murió está condenado a ayudar a los recién llegados al Hades, a darles acomodo en su caldera, a explicarles su funcionamiento y cómo pueden intentar reclamar al mismísimo diablo por ese destino sin escapatorias posibles. Las mismas que en vida daba a los deportados a Libia, donde él se sentía tan fuerte con su uniforme y el arma en la mano.