PETITES HISTÒRIES


Deixa un comentari

Viatges i més viatges

Tots sabem que l’Alícia va seguir per un forat al conill blanc i va viure un munt d’estranyes i meravelloses aventures. Però hi ha una part que no s’ha explicat. Quan la Reina de Cors li deixa anar el primer “Que li tallin el cap!”, l’Alícia va provar de tornar al món d’on venia entrant al primer forat que va trobar. La Reina la va seguir, i totes dues hi van caure patint una translació en l’espai temps. Van sortir en una ciutat on un senyor amb perruca les va mirar força enfadat.

-Poden sortir del mig? –digué l’home amb accent francès

-Em dóna ordres a mi? Que li tallin el cap!

-Reina, potser aquí no…

-Una reina? Aquí els tallem el cap a elles! –sentencià Robespierre.

I totes dues van córrer a baixar pel cau d’on sortia tranquil·lament una eruga fumant un narguil.


—>> RELAT FINALISTA DEL CONCURS!!

[Enllaç al veredicte del concurs]

Anuncis


Deixa un comentari

Desde el día que murió…

¿CUESTIÓN DE INGREDIENTES?
Desde el día que murió Abel, Eva no le da más pastel de manzana.

HERENCIA
Desde el día que murió Melchor, Gaspar y Baltasar están peleados por ver quién se queda el oro.

EXPECTATIVAS FRUSTRADAS
Desde el día que murió no lo he vuelto a ver. Me extraña, con lo fantasma que él era…

INCONGRUENCIA
Desde el día que murió su amor, está roto el corazón de Lucía. A pesar de ello, sigue latiendo.

LIMITACIONES
Desde el día que murió su novio no ha parado de llorar encerrada en la habitación que compartían. Hasta hoy. No sabe nadar.

DAÑOS COLATERALES
Desde el día que murió Baltasar han sufrido pérdidas los artesanos pesebristas, los chocolateros, los proveedores de tejidos exóticos, los propietarios de carrozas y los figurantes de color. Muchos niños se han quedado sin su rey favorito con lo que no sabrán a quién entregar la carta. Y su camello ha acabado en una casa de acogida de la protectora de animales.

DESTINOS
Desde el día que murió está condenado a ayudar a los recién llegados al Hades, a darles acomodo en su caldera, a explicarles su funcionamiento y cómo pueden intentar reclamar al mismísimo diablo por ese destino sin escapatorias posibles. Las mismas que en vida daba a los deportados a Libia, donde él se sentía tan fuerte con su uniforme y el arma en la mano.



Deixa un comentari

Abracadabra

Quan a l’inici del creuer ens van fer triar tres objectes d’una llista per emportar-nos a una illa deserta em va fer gràcia. Vaig decidir-me per la destral, el joc de cartes i el ganivet. La primera la trobava útil en un entorn natural, la resta era per practicar i algun dia aconseguir ser jo el mag del vaixell i no només l’ajudant. Després de l’accident ja no ho vaig trobar graciós, i menys en la meva situació. Però en el moment en què va arribar a l’illa el meu admirat i alhora odiat mestre, surant damunt d’un tros de fusta, vaig pensar que m’ho passaria bé. M’entrenaria amb ell: que triés una carta, la tornés amb les altres, les aguantés totes amb la mà alçada i jo l’encertaria llençant el ganivet, o millor encara, la destral. Ha ha ha, quina venjança després de tenir-me hores plegat en un minúscul espai per assajar el truc de la desaparició… La pena és que, amb tot l’enrenou mentre s’enfonsava la nau, no em tragué del pesat bagul on era tancat quan vam xocar, i ara li ha donat un infart fulminant en veure unes cartes movent-se soles i cridant el seu nom.



Deixa un comentari

Consecuencias

El ratoncito Pérez ya no visita a los niños. Parece que al fin encontró un diente que encajaba en el hueco dejado por el que se le rompió.

Ahora los chicos están tristes. En la periferia, un grupo de preadolescentes organiza batidas para encontrarlo y saltarle un par de muelas..


[Enllaç al text a Cincuentapalabras.com]

—>> Aquest microrelat ha estat seleccionat i publicat en el llibre recopilatori recopilatori “Palabras que volaron” (us el podeu descarregar en PDF o EPUB a l’enllaç).


Deixa un comentari

Connexions

A última hora de la tarda l’habitació té poca llum, només la que entra per la finestra amb la persiana mig baixada. El silenci resta interromput rítmicament pel pip de les constants vitals de la seva dona. Ell, també immòbil a la butaca del costat del llit, té la mirada perduda en direcció a la porta. Sembla que esperi l’aparició d’un remei infal·lible que faci canviar l’estat de l’Anna Maria. Passa una infermera a revisar el sèrum.
-Bona tarda. Alguna novetat?
-No, segueix sense despertar-se.
-El metge li afegirà més medicació si no evoluciona.
-Esperem que no calgui, es recuperarà aviat.
Quan ella marxa, el Vicenç s’apropa al llit, agafa la mà de la seva dona i li diu a cau d’orella:
AMa, continua lluitant per obrir-te pas cap a la vida. T’imagino intentant que el cos et respongui. Ànims. Jo sóc al teu costat.
Li besa la galta, convençut que ella, o la seva consciència, l’escolta.

Avui vindrà un parell d’hores l’Andreu, cosí de l’Anna Maria, i el Vicenç anirà a dutxar-se i fer un mos. No tenen gaires parents, els dos sense germans i un únic fill que és a Melbourne cursant un màster. El pare no l’ha volgut avisar perquè Continua llegint


Deixa un comentari

Ifrit

Andrés, cansado de la sociedad actual con incontables juicios y demandas por la codicia humana, tuvo claro su deseo cuando le preguntó el genio de la lámpara: “Quiero ir a un tiempo en que los abogados no seamos necesarios”. Se imaginaba viajando a un pasado idílico, esperaba aparecer en un pueblo con el aire oliendo a especias, donde poder vivir en armonía con personas de buen corazón. Pero fue a parar al futuro, a un mundo saturado de aparatos electrónicos que lo controlaban todo. Era un régimen totalitario con tarifas para cualquier actividad, donde los ciudadanos no podían protestar ni reclamar justicia pues se había abolido el poder judicial. “¡No era ese mi deseo, Genio! ¡Quiero ser el abogado defensor de estos pobres infelices!” gritaba cuando sonó el despertador. Ese día Andrés acudió al juzgado con una sonrisa.



1 comentari

Por ti

Correr siempre fue tu gran pasión. Empezaste queriendo hacer algo de ejercicio tras la densa jornada en la oficina y acabaste haciendo de tus zapatillas un aliado indispensable. Quisiste transmitirme ese sentir en más de una ocasión, sin mucho éxito, es cierto. Hasta que llegó la lesión. Y noté que tenías más roto el ánimo que la pierna. Así que me puse un chándal y cada día salía a correr empujando tu silla de ruedas. Cuando notabas el aire en la cara tu expresión cambiaba, perdías esos pliegues añadidos por la inmovilidad a tu frente. Me entrené contigo cuando te recuperabas, con la idea de correr juntos la San Silvestre. Pero entonces llegó la maldita enfermedad que te dejó postrado en la cama y ya no podía llevarte conmigo al ir a entrenar.

Hoy correré por ti, y en el último kilómetro empujaré tu silla de ruedas vacía.