PETITES HISTÒRIES


Deixa un comentari

Juego de tronos?

Cuando se prendieron las cortinas de la cocina del ático pensé que se descubrirían los poderes de la vecina, pues solía estar cocinando a aquella hora y no era muy ágil para salir corriendo. Mamá siempre decía que sus hijos escupían fuego cuando hablaban y que lo arrasaban todo a su paso.

-¡Vamos! -gritó mamá.
-Espera, quiero ver cómo sale la madre de dragones.
-De cabrones, hijo, dije de cabrones.



Deixa un comentari

Dubte

Quan veig al papa em demana que me’n vagi amb ell. Jo no sé què fer. La mama diu que així, sense ell, estem millor. Ella sí, està més contenta, però jo el trobo a faltar. El papa era un bromista divertit amb mi. Les de la mama crec que eren bromes més pesades com fer-li la traveta, perquè abans queia moltes vegades per les escales i ara ja no.

He de practicar si vull anar amb ell. De moment només he aconseguit nyanyos al front quan ho he intentat. Potser ho he de provar a la mateixa paret per on ell apareix i desapareix, just on hi ha la gran taca vermella.



Deixa un comentari

Unas vacaciones maravillosas

Alberto veraneaba en un pueblo costero en casa de sus abuelos. Ese día, como tantos otros, se reunió con sus amigos en la playa donde se dedicaban a la construcción de elaborados castillos en la arena. A Alberto le encantaba excavar el foso. Se lo tomó tan en serio que siguió creando un túnel mientras los demás se fueron a por un helado. Llevando ya un buen boquete, aterrizó a su lado una gaviota blanca que se metió dentro diciendo: “¡Es muy tarde, es muy tarde!” y desapareció de su vista. El chico la siguió mientras le preguntaba: “Oiga, ¿no tendría que ser un conejooooo?”

Gaviota y niño cayeron por el agujero hasta llegar a un campo de anémonas y corales en el fondo del mar. En seguida Alberto buscó la botellita para beber, tenía ganas de probar la elasticidad de su cuerpo. Decepcionado al no ver ninguna pensó que le estaban estafando un par de capítulos cuando, unos pasos más allá, detrás de una especie de nube negra, escuchó una acalorada discusión. Al acercarse pudo constatar que la supuesta cortina negra era tinta. Un calamar, una sepia y un pulpo estaban debatiendo sobre quién de ellos obtenía el color más oscuro y no paraban de expulsar muestras para corroborar sus afirmaciones.

Alejándose de aquella cuadrilla para no acabar lleno de manchas quiso buscar la gaviota, quizá le podría responder a algunas preguntas. No tuvo éxito, ni rastro del pájaro. Lo que encontró fue una concha gigante y encima de ella una gamba pintándose las antenas, que le empezó a hablar: “Si levantas un lado de la concha…”

Sin dejarle continuar, iba a protestar ante tantos cambios sobre el guion esperado pero al intentar hablar de su boca salieron burbujas de distintos tamaños y, con impotencia, vio que solamente podía abrirla y cerrarla, abrirla y cerrarla.

El chillido de una gaviota lo despertó. Había refrescado y empezaba a bajar la luz. Alberto estaba solo en la playa.



2 comentaris

A les 9

Tocaven les 9 del vespre al rellotge de l’església. La va sorprendre sentir la porta del pis de davant, d’encà que s’havia mudat no hi havia vist ningú. L’Alba va posar l’ull a l’espiell, just a temps de veure la cara de la senyora que hi entrava. Era la dolçor personificada: cabells blancs i ondulats, unes ulleres rodonetes i primes sobre un nas petitó, i unes galtes d’aquelles que els néts omplen de petons.

L’endemà al vespre, tornà a sentir la porta. Era la mateixa velleta. I la mateixa hora.

El tercer dia al matí va coincidir al replà amb dos joves ben tristos, que sortien del pis veí amb una foto de la velleta en un marc. L’Alba s’hi va interessar: “Li ha passat res a la senyora?” Ells, estranyats, contestaren que l’àvia era a l’hospital des de feia mesos i dos vespres enrere havia mort.

L’Alba es quedà Continua llegint


Deixa un comentari

Cruenta batalla

La reina empezaba a temer lo peor. Todo parecía indicar que su ejército había sido diezmado por el enemigo, hacía largo rato que no veía al rey, la torre del ala este había caído y se preparaba un nuevo ataque en el que ella misma peligraba. Pensó que quizá la caballería la podría socorrer, pero se hallaba lejos en un vano intento de frenar el avance de las tropas hostiles. Cuando intuyó que su captura era inevitable, pues nadie más podía intervenir en su auxilio, prefirió suicidarse cayendo en medio del tablero y dejando atónitos a los jugadores de ajedrez.



1 comentari

I tu què faries?

L’Alba, una dona de ciutat, va decidir passar una setmana al poble amb la seva cosina. En veure una bicicleta al garatge li va demanar de provar-la:
-Quant temps sense agafar-ne una!

Va anar a fer un tomb en direcció a la sortida del poble. L’Alba recordà que anys enrere li agradava mirar l’ombra projectada mentre pedalava, com les rodes grises i etèries, segons l’hora allargassades, giraven enganxades per un punt a les físiques a la vegada que la seva ombra governava el conjunt, afegint-hi de tant en tant gestos i ganyotes divertides.

Somreia mentre avançava, tot recordant sensacions oblidades. El darrer carrer era ben costerut i començava a esbufegar per l’esforç, quan es va sorprendre veient l’ombra dibuixada a l’asfalt: la silueta del seu cos no era al damunt de la bicicleta sinó darrere, amb els peus a terra i les mans empenyent el seient. Però… quin atreviment! Què s’havia pensat l’ombra? L’estava titllant de grassa? O d’estar en baixa forma física? Potser tenia raó, però això no ho podia permetre.

Els següents dies va sortir amb la bicicleta a les 12 del migdia.


[Enllaç al text publicat al web Relats en Català]


Deixa un comentari

Y los sueños…

Fue hija única. De pequeña jugaba con sus amigas imaginarias. Preparaba comiditas a Leonor y Esperanza en su cocinita rosa.

Ahora que es viuda con un hijo emigrante las ha recuperado. Toma el té con ellas a diario charlando sobre cómo será su primer nieto y soñando con poder visitarlo.


[Enllaç al text a Cincuentapalabras.com]