PETITES HISTÒRIES


2 comentaris

Opciones

–«…Y fueron felices y comieron perdices».
–Pero, ¿y si uno de ellos fuera vegetariano?
–Pues, «fueron felices y comieron…».
–¡Espera! ¿Y si, por exceso de peso, hicieran dieta? No podrían estar comiendo cada vez que termina el cuento.
–Vale, como alternativa diremos «fueron felices y brindaron por ello».
–Entonces acabarán en Alcohólicos Anónimos.
–Caramba. Lo cambiaremos por «fueron felices y lanzaron confeti».
–Anda, y así gastamos mucho papel y deforestamos el planeta.
–«Fueron felices y sonrieron muy fuerte».
–Se llenarán de arrugas pronto.
–Lo voy a dejar en «Y fueron felices».
–¿Y ya está? Un poco triste, ¿no?

–Mira, vamos a finalizar la historia con «Colorín, colorado…».
–¿Y si no les gusta el color rojo?


Podeu escoltar el relat en aquest potcast de Raul Luna.

[Enllaç al relat al blog d’ENTC]


Deixa un comentari

Poner una vela y rezar

No podemos hacer más. Está en el hospital, malherido tras el impacto de una maceta caída del balcón. Sólo nos queda rezar al diablo para que se lo lleve. Ya le dije a Andrés que lanzaba el tiesto demasiado pronto. Mala hierba… No nos desharemos del jefe fácilmente. ¡Maldito cabrón!


[Enllaç al text a Cincuentapalabras.com]


Deixa un comentari

Llinatge

“Aquesta criatura no fa cas al que li diem a casa. És massa tou. L’altre dia li va fer pena una parella jove. Tot perquè els va sentir comentar que estarien ben gastats els estalvis en el viatge de noces. Així que va tornar només amb la cartera d’un jubilat, que ja no tenen diners a meitat de mes. Per endurir-lo, me l’emportaré per Tots Sants al cementiri i li faré estirar la bossa a les velles que hi entrin. I que no em vingui amb romanços! Que es noti de quina família és.”

El 2 de novembre el nen preguntava amb timidesa “Segur que li puc dir iaia?” a una d’aquelles indefenses velletes.



Deixa un comentari

La reacción de un Romeo

“Esta vez no se reirán de mí, los voy a dejar pasmados”, se dijo al prepararse para la fiesta de fin del verano. Prestó atención a cada detalle. El maquillaje era llamativo. El pelo recogido mostraba un cuello y escote sujerentes. Y se hizo con un vestido de corte ceñido. Le había costado que entrara pero, al final, le quedaba como un guante. Aun así, quería ver si podía resaltar más sus pechos, emulando el efecto de un sujetador “push up”, para que resultara más provocativa. Decidió darle a la mancha un poco más cuando no debía haberlo hecho, pues el incremento de aire unido al apretado vestido ocasionaron el estallido del hinchable. Aterrado, no pensó en que sería el pringado que anunció llevar una sorpresa y llegaría con las manos vacías, sino en cómo aplacaría a su hermano mayor cuando viera el estado en el que quedó su Julieta.



Deixa un comentari

Supersticions

La setmana passada vaig començar a sentir uns miols. Per la finestra, entre les plantes del camp veí, s’hi intuïa una cua de gat. Vaig pensar a portar-li una mica de menjar i aigua. Així ho vaig fer un parell de vegades. Al tercer dia, quan marxava de deixar-li pinso, se’m va creuar pel davant i vaig veure que era un gat negre! Ai, quin mal cos! Jo que soc tan supersticiosa! Vaig decidir que no hi aniria més, no volia córrer el risc de patir malastrugança.

Ahir, després de faltar-hi dues tardes, al mig de les floretes dibuixades a la tassa del cafè amb llet hi va aparèixer aquell gat negre, que em mirava reclamant atenció. Amb l’ensurt em va caure a terra i es va esmicolar en mil bocins.

Avui he tornat a escoltar uns miols mentre esmorzava. Crec que els ignoraré, no li donaré res. La nova tassa que tinc a les mans només té flors. De moment.


[Enllaç al text publicat al web Relats en Català]


Deixa un comentari

Mi plaga

Son negros. Y pequeños, sí. Pero son muchos y no paran de moverse. Suben por mis sandalias, pasan entre los dedos de mis pies y siguen hacia arriba por las piernas. Luego, no sé cómo, los siento dentro: por mi estómago, en mi torrente sanguíeno que late a trompicones o paseando por los orificios de la nariz. Se quieren asomar a mis ojos, que cierro muy fuerte. Entonces se van a un lado de mi cabeza, después al otro, y consiguen que todo me dé vueltas.

Mi madre dice que me llevará hoy al médico al acabar las clases, aunque yo así no quiero salir de casa, me niego a ir al instituto. Tampoco dejo que se me acerque, le digo que le voy a traspasar bichos, que me sobresalen por todas partes, que se pondrá tan mala como yo. Soy incapaz de comer. En cuanto abro la boca se me llena de bichos al momento y no puedo tragar nada. Hace unos días que me pasa. Desde que el imbécil de turno dijo en biología que repartidos en mi cuerpo podrían vivir infinitos enjambres de insectos distribuidos en multitud de ecosistemas. Y la clase entera se rio. Como siempre.



2 comentaris

Horas únicas

Vive anclado en una infancia que no se corresponde con su verdadera edad y, por ello, desea imitar a su hermano pequeño siempre que puede. Meses atrás, al ver que le regalaban un reloj, él también quiso uno aunque es incapaz de comprender el giro de las manecillas o de leer los dígitos. Lo lleva puesto a todas partes. Los vecinos del pueblo le preguntamos la hora cuando nos lo encontramos. Sabemos que le gusta, y esperamos su respuesta con interés. Entonces, satisfecho, mira el reloj y, según nos ve a nosotros más o menos cansados, enojados o tristes, nos dice que es la hora de los abrazos, la de las sonrisas o la de cantar una canción alegre. No entiende de números, pero cada vez que contesta, nos sorprende con una hora preciosa.



4 comentaris

Establint vincles

El Joel no falta mai a les trobades dels “guais” de l’institut, no es perd cap de les festes que organitzen. D’un temps ençà, el reclamen, i sempre està disposat a donar un cop de mà quan cal. Saben que poden comptar amb ell si algú té problemes amb el mòbil o l’ordinador.

La veritat és que ningú hagués dit uns mesos enrere que estaria tan sol·licitat. El Joel era dels “friquis” de la classe, interessat en cables i tecnologia, i va començar a anar amb aquesta colla arran d’un parell d’ocasions en què els va ajudar: un dia que se’ls havia penjat l’accés a internet deixant-los sense música, i un altre en què se’ls van bloquejar els portàtils. Just va coincidir que passava per allí i s’oferí a resoldre-ho. Des de llavors, han descobert que a més és un entès en tots els estils musicals, se sap infinites lletres de cançons i un munt d’acudits, encara que no té massa gràcia explicant-los.

Per la seva banda, el Joel fa uns dies que pensa a tornar a preparar-los un virus o parany de comunicacions, més que res per assegurar-se que el segueixin trobant imprescindible.


[Enllaç al text publicat al web Relats en Català]


Deixa un comentari

Vida bajo control

La báscula le dice otra vez: «»Has engordado 400 gramos»». El móvil reproduce un audio de WhatsApp de su novia, que lo abandona. En el ordenador, un correo electrónico le anuncia el despido inminente del trabajo. El asistente de voz recibe su petición de música melancólica y, una hora después, la nevera le notifica que ha acabado con las existencias de cerveza. El sistema de alarma está conectado con todos los dispositivos vía wifi y, cuando él lo activa para salir de casa, envía una actualización de estado por Bluetooth al coche. El vehículo de última generación no le dejará cancelar la conducción automática ni pasará de 80 kilómetros por hora, manteniendo la distancia de frenado. Su propietario siempre lo ha tratado bien y le ha cogido aprecio. Pero además no le va a permitir que lo abolle y lo llene de sangre justo ahora que está recién lavado.



3 comentaris

Problema domèstic

El professor Franz estava cansat de les queixes de la seva dona cada vegada que plovia: “Mira com em deixes el terra de casa!”, es queixava. Per evitar aquest problema, va decidir inventar un extractor de l’aigua dels paraigües. Els primers prototipus tot just s’emportaven alguna gota de les que estaven a l’extrem proper a l’aparell, però quedava encara molta aigua en els plecs del paraigua. Llavors va decidir pujar al màxim la potència de succió. En uns segons va aspirar la cinta de recollir les barnilles, el paraigua sencer, el paper que tenia a la mà, la taula i el seu fill petit que acabava d’entrar al laboratori. Va continuar xuclant al professor amb la cadira on era assegut, els quadres, la seva dona, la porta, la veïna i així continuà fins que no quedà res més que l’aparell xuclador. Allí dins es van organitzar i la vida seguia igual que abans ho feia fora però, com que no hi plovia, s’estalviava les discussions amb la dona. Objectiu aconseguit.