PETITES HISTÒRIES


Deixa un comentari

Les veus inaudibles

Recordo les mans de la mare, cansades de treballar una terra que no donava fruits, resseques i fetes malbé, sense aturar-se mai, sense cap recompensa. Aquelles mans que al vespre movia amb destresa per teixir la flassada que tantes nits m’ha acompanyat, i que després m’acaronaven mentre em deia que era meravellosa, que em mereixia un futur millor. Mare, com t’enyoro… Al final, saps, vaig reunir el coratge per emprendre una nova vida. Però, un cop més, la sort em defuig. I ara sembla que em mena cap a un prematur retrobament amb tu. Allà on siguis m’hi portarà aquest mar fosc, fred i feréstec, poblat només pels nostres crits, mancat d’embarcacions de salvament que els escoltin. Mal joc tenim en el repartiment de cartes fet segons el punt del mapa on naixem i el color de la pell.



2 comentaris

Distancias

Cada mañana compartimos vagón de Cercanías. Cuando subo te encuentro inmersa en un libro, ajena a mi entrada. Me coloco a pocos asientos de ti y abro el periódico que voy leyendo mientras te lanzo miradas disimuladas. Nunca habías levantado la cabeza. Hasta hoy. Hoy he tenido ese instante tan deseado. Hoy nuestros ojos se han encontrado y te has detenido un segundo en mí. Hoy con la expresión de tu rostro he comprendido que, a partir de mañana, viajaremos en “Lejanías”.



2 comentaris

Mozart

Obro els ulls. M’he adormit! És normal amb la immobilitat i la tensió acumulada. M’hauran vist?
Em rodeja la foscor, com abans. Ja serà de dia però no deu tenir cap finestra aquest soterrani.
Crec que els he despistat. M’asseguraré de no sentir res abans de sortir per si encara hi són, em puc quedar en aquest amagatall una estona més.
Ara que hi penso, hi feia una olor pútrida que ha desaparegut i el terra on jeia diria que era humit…
Merda! Sento passes. Provo de moure’m sota el llit on estic amagat però de seguida topo amb una paret. Al tacte, és com vellut…? I això que sona… són violins?



Deixa un comentari

Infancias

El pequeño Joshua incluso anhelaba que la señora Muttery le regañara tras las sábanas tendidas. Esos segundos los disfrutaba al pensar que nadie lo distinguía, sabía que allí era igual a los demás. No ocurría así en la escuela del pueblo, donde siempre ocupaba la última mesa, apartada en el rincón (y su madre aún podía dar gracias por ello).

Seguro que observaban la escena desde el extremo del patio y estarían viendo su silueta, intentando adivinar a quién reñía la mujer del doctor esa vez. En el autobús escolar, en cambio, no había dudas: él era quien se quedaba de pie junto a la puerta trasera.

Un día la reprimenda de Muttery, junto a los habituales reproches, le quiso mostrar que sus juegos entre la ropa secándose al sol también le costaban dinero:

-…¡Tendré que volver a frotarlo todo! ¡Y además gastaré más lejía para blanquear los tejidos!…

Una idea fue tomando forma en su cabeza. Ya ha ejecutado parte del plan. Hoy lo finalizará. Al volver de las clases, Joshua se sumergirá en el enorme barreño de hacer la colada llenándolo hasta arriba con las botellas de lejía que ha ido apartando las últimas semanas..


[Enllaç al relat al blog d’ENTC]


2 comentaris

Bones festes?

I el dia de cap d’any ha arribat de sobte. Després d’un Nadal on seguia veient el color vermell més a dins meu que a fora, on les reunions familiars em feien més mal que bé, ja som davant la disbauxa de la festa per excel·lència. Però aquest cop no m’uniré a la cridòria general que es comença a sentir pels carrers. Perquè aquest cop no ens hi podrem afegir els dos.

Tot és tan recent… Després de l’accident se’m va fer com una bola gran, enorme, a l’interior que m’ocupava per complet. Em va aïllar de l’exterior, res podia entrar o sortir, els sons arribaven esmorteïts, les paraules sortien mormolades, els sentiments es quedaven a dintre arraulits sense gosar mostrar-se. El món era negre, com un no-res gegantí.

Amb el pas dels dies el color va canviar al vermell del dolor amb mil punxes, al vermell dels meus crits silenciosos, al vermell de la teva sang escampada pel cotxe, millor dit, de la ferralla que en va resultar. I jo em sento com aquella peça de roba que es llença a terra per posar-la a rentar i que en surti com nova. Només que sé que no hi ha rentadora capaç de tornar-me la brillantor que tenia, la que tu m’havies donat, la que sé que mai més recuperaré.


[Enllaç al relat al web de Vull Escriure]


2 comentaris

Historias aplicadas

Cuando en el bufete llevamos un juicio de los complicados nos toca investigar a fondo los recovecos de las leyes y salgo muy tarde. Pero siempre llego a tiempo de dar las buenas noches a mi pequeña, inventando una historia entre los dos cada día. Ayer empecé yo:

“Érase una vez un reino cuyas lindes se perdían en la lejanía, comprendían desde la arena de la playa hasta las montañas más altas del interior. Allí vivían muy felices porque…” Continuó mi hija: “…porque todos los habitantes podían ser en algún momento reina y rey, y además no se peleaban porque compartían sus juguetes que se guardaban juntos en un arcón gigante.”

“Sabes Anita, me tomaré la licencia de usar esta historia como introducción en la reunión sobre herencias antes de ir a juicio. Si consigo que se pongan de acuerdo te haré un regalo con parte de mis honorarios.”



Deixa un comentari

Comienzan a acumularse en la superficie del planeta…

B-612
Comienzan a acumularse en la superfície del planeta las semillas. La oveja, ya mayor, no tiene hambre suficiente para acabar con ellas y, si no se retiran a tiempo, los baobabs empezarán a ser un problema. Por eso, en su proximo viaje a la Tierra se traerá una ‘roomba’ con cargador de baterías por energía solar.


AUTOCRÍTICA
Comienzan a acumularse en la superficie del planeta las catástrofes. Algunas son de origen natural: meteorológico, geológico… Bueno, ahí me pueden echar un poco la culpa. Pero se va incrementando el porcentaje de las causadas por el hombre. No era perfecto el modelo climático de base pero mucho más mediocre fue el diseño de la mente humana. En el próximo planeta donde ponga vida inteligente tendré que añadirle altas dosis de buen criterio para no dejarse arrastrar por esos pecados capitales que tanto los mueven.